Síndrome de abstinencia de THC

Síndrome de abstinencia de THC

El consumo prolongado de cannabis o THC (tetrahidrocannabinol) puede provocar una dependencia cuyo síndrome de abstinencia aparecerá cuando se interrumpa su consumo. Dicho síndrome repercute en el sistema cerebral en colusión con el síndrome amotivacional, típico de abuso continuo o de dosis altas de cannabis. Lo cual demuestra lo nocivo que puede ser fumar o ingerir cannabis para la salud mental. A continuación se analizará cómo es el síndrome de abstinencia del THC y su importancia dentro del cuadro de alteraciones psíquicas.

QUÉ ES EL THC

[su_highlight background=»#e1f9fc» color=»#0083b5″]EL THC (tetrahidrocannabinol) es el responsable de los efectos psicológicos y psiquiátricos que produce el consumir marihuana o fumar cannabis de forma crónica[/su_highlight]. Y es que las plantas de Cannabis, de las cuales se extrae la marihuana y el hachís, poseen sobre 400 elementos químicos; de ellos, unos 60 elementos contienen principios psicoactivos que pueden intoxicar nuestro organismo, alterar las funciones cerebrales y generar adicción.

El THC es el principio activo del Cannabis que produce efectos alucinógenos. Así, cuanto más concentración de THC contenga la planta (según su origen), más efectos psicodélicos provoca en los usuarios. En este sentido, la resina del arbusto, de donde procede el hachís, posee mayor concentración de THC; mientras que la cantidad de activo en sus hojas y sus flores, que son la base de la marihuana, es menor.

Paradójicamente, la sustancia psicoactiva THC también supone la única de las propiedades del Cannabis que tiene carácter medicinal; siempre y cuando sea rigurosamente tratado en un laboratorio, donde se extrae su principio activo y se dosifica apropiadamente.

Sin embargo, como toda droga ilegal difundida en el mercado negro, su composición natural suele estar muy adulterada por otros componentes. Esto es, la marihuana o el hachís suelen mezclarse con otras sustancias tóxicas para obtener mayores beneficios lucrativos con escasas cantidades de Cannabis. Así, lo habitual resulta consumir muestras de esta droga mezclada con alquitranes, hena, estiércol e incluso pastillas de caldo concentrado. O, en el caso del hachís, combinado con tabaco, goma arábiga, etc. Mezcla que, sin duda, torna esta sustancia psicoactiva más tóxica de que ya es por naturaleza.

CÓMO ACTÚA EL THC EN LAS FUNCIONES CEREBRALES

Los efectos físicos y psicológicos del consumo de THC se vienen estudiando desde mediados del siglo XIX; si bien esta sustancia se popularizó en los años sesenta del siglo XX con la revolución hippy. Actualmente su consumo es tan elevado que el Cannabis, en cualquiera de sus representaciones, es la droga ilegal más demandada. En parte, motivado por la falsa creencia de que se trata de un psicotrópico inocuo y recreativo; que genera sensación de bienestar y relajación cuando se consume en soledad, y de desinhibición y comicidad cuando se prueba en sociedad. De ahí que sea tan influyente el ambiente en que se fume o ingiera; así como también lo sea el estado de ánimo del usuario.

  Breve historia de las drogas en España

Pero lo cierto es que esta sustancia activa, tanto si se consume a corto plazo como a largo; tanto si se prueba de forma esporádica como prolongada, causa estragos en la salud mental de quien la consume. Los efectos psicológicos nocivos que provoca en consumos eventuales se convierten en trastornos mentales, de índole psicótica, en consumidores crónicos. Además, en las últimas décadas, se ha comprobado que el THC genera síndrome de dependencia, con su consiguiente síndrome de abstinencia.

En líneas generales, los cannabinoides son sustancias químicas que actúan sobre los receptores homónimos del cerebro. Tras la liberación aguda de dopamina, incentivada por el consumo de THC, se produce un decremento de la concentración del neurotransmisor a nivel del sistema de recompensa; lo cual se relaciona con la disminución de la concentración y la desensibilización de los receptores cannabinoides. Dichas alteraciones son las responsables de anhedonia e insensibilidad a los estímulos placenteros; propias del carácter de las personas que abusan o son adictas al Cannabis.

EFECTOS DEL THC

El THC provoca en un primer momento cierta sensación de euforia, desinhibición, hilaridad; posteriormente aparecen los primeros efectos alucinatorios como las alteraciones o sensibilidades sensoriales; y, por último, el cuerpo se relaja, cae en la somnolencia..

No obstante, los efectos del Cannabis varían en función de un cúmulo de factores. Por ejemplo, el estado de ánimo de la persona, su personalidad; su vulnerabilidad genética, su constitución física, su mundo psicológico; sus experiencias previas con el uso de sustancias tóxicas; el ambiente en el cual consume; la calidad del Cannabis que fuma o ingiere, la cantidad de la dosis; etc.

Así pues, dependiendo de las características del consumidor, puede producir determinados síntomas físicos (cefaleas, náuseas, vómitos, sudoración excesiva, descoordinación corporal); así como efectos alucinógenos adversos (sensación de pánico, agudización de las emociones negativas, irritabilidad excesiva, paranoia, psicosis, etc.).

LOS RIESGOS DE TRASTORNOS PSIQUIÁTRICOS DEL THC

Los estudios confirman que el consumo a largo plazo de cannabis ocasiona daños en el cerebro, algunos de ellos irreversibles. Empezando por que perjudica la memoria y todas las funciones cognitivas, al entorpecerlas y ralentizarlas. En efecto, el THC influye en las áreas del cerebro ligadas al aprendizaje, la memoria y el reconocimiento. Asimismo, puede generar deterioros neuronales en los centros que regulan la motivación, las emociones y la coordinación motriz.

La psicosis inducida por consumo de THC, puede ocasionarse por intoxicación aguda de altas dosis (alteraciones psicopatologías agudas); en personas adictas al THC (episodios psicóticos sin pérdida de la conciencia); o en periodos posteriores al abandono del consumo (psicosis cannábica, distinta a las psicosis funcionales).

Por otro lado, está estudiada la involucración que tiene el consumo prolongado de cannabis con la aparición de esquizofrenias en personas genéticamente vulnerables a ellas. En estos casos, las sustancias de THC funcionan como un factor ambiental que influye en la aparición de la psicosis esquizofrénica. Esto se explica ya que en los esquizofrénicos se hallan alteraciones del sistema cannabinoide endógenos afines a la provocada por la intoxicación cannábica.

  Marihuana: propiedades terapéuticas vs. peligros

Síndrome de abstinencia de THC

EL SÍNDROME AMOTIVACIONAL POR THC

Aún hay controversia en considerar a este síndrome un trastorno inducido por THC o parte de los efectos que produce la intoxicación crónica de THC.

[su_highlight background=»#e1f9fc» color=»#0083b5″]Sea como fuere, los consumidores crónicos de cannabis, ya sea de marihuana o hachís, en algún momento padecerán el síndrome amotivacional[/su_highlight]. Éste se basa en un estado profundo de apatía e indiferencia generalizada; donde el individuo carece de voluntad para realizar tareas, trabajar por un propósito de vida o, sencillamente, relacionarse con los demás. Sólo queda el interés, o mejor dicho la necesidad, por consumir la droga.

Así pues, el síndrome amotivacional se trata de un conglomerado de emociones e incapacidades paralizantes que obstaculiza el desarrollo personal y social. De alguna manera, el individuo cae en una especie de depresión que lo inhabilita para desempeñar diversas funciones de su vida diaria. Por tanto, quien lo experimenta adolece de falta de motivación, vitalidad y metas de futuro.

Estas conductas y este estado biopsicosocial apático influirá perjudicialmente en las interacciones del consumidor con el medio circundante; así como afectará negativamente en todos ámbitos de su vida: personal, familiar, académico o laboral, etc.

El síndrome amotivacional persiste tras el abandono del consumo, en las personas con un historial de uso continuo o dependencia al Cannabis.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA DE THC

Desde los años ochenta se confirma que el cannabis produce adicción, por la tolerancia que desarrolla el organismo a la sustancia. Esto significa que en usuarios crónicos de THC, la interrupción de su consumo provoca toda una serie de síntomas de abstinencia. Así, el síndrome de abstinencia de THC se manifiesta en forma de ansiedad, depresión, desazón, alteraciones del sueño, falta de apetito,…

Y la agresividad como indicador característico. De hecho, un estudio de Harvard constata que los usuarios crónicos de marihuana poseen mucha más agresividad e irritabilidad; principalmente durante la primera semana de abstinencia. Todo ello impele al individuo a recaer en el consumo de THC nuevamente, a fin de evitar los síntomas de abstinencia.

Además, existen evidencias científicas de que la adicción al THC depende sobremanera de factores genéticos, y no tanto ambientales.

Con todo, el modo de administración del Cannabis particulariza el tipo de síndrome de abstinencia que se padezca. Así, en el caso de los fumadores, los síntomas más habituales son ansiedad, irritabilidad, agresividad y disminución del apetito. Mientras que en los consumidores por vía oral aparecen cuadros de ansiedad y depresión; mal humor, peor calidad del sueño y alteración del apetito.

Asimismo, el tipo de Cannabis que se suele consumir, según su concentración de THC, influye en la intensidad del síndrome de abstinencia. Es decir, a mayor cantidad de THC mayores serán los problemas de insomnio, pesadillas e irritabilidad en la persona.

  ESTUDES: Consumo de drogas en la adolescencia

En cuanto a la duración del síndrome de abstinencia por THC, puede oscilar entre una y cuatro semanas aproximadamente.

POLITOXICOMANÍAS Y SÍNDROME DE ABSTINENCIA

La intensidad y duración del síndrome de abstinencia por THC puede verse afectada por el consumo simultáneo de otras sustancias adictivas. Entre las que destacan el tabaco o el alcohol.

El poder adictivo de la nicotina se confunde con la propia sustancia de cannabis; lo que dificulta abandonar cualquiera de ambos consumos por separado. Por lo demás, el uso habitual de cannabis aumenta los daños propios del consumo de tabaco. En cuanto a la combinación con bebidas alcohólicas, éstas refuerzan el riesgo de adquirir una dependencia de las drogas con THC. Sendas sustancias psicoactivas consumidas paralelamente potencian sus respectivos efectos nocivos y adictivos.

CONCLUSIÓN

El gran problema del consumo de sustancias con THC estriba en los trastornos mentales que produce en los consumidores. Estas alteraciones envuelven las capacidades cognitivas, la regulación emocional o el comportamiento. Muchos de estos trastornos se hallan latentes en el organismo del individuo y tienen que ver con su herencia genética.

En este sentido, el consumo de cannabis refuerza esos trastornos y los desencadena. Entonces, se habla de trastornos mentales inducidos por el THC; los cuales pueden aparecer en momentos de intoxicación o durante la etapa de abstinencia. Ello significa que su prevalencia repercute en la intensidad del síndrome que se experimente.

Aunque el síndrome de abstinencia de THC es menos intenso que el provocado por la cocaína, heroína, alcohol o tabaco; su presencia es indiscutible. Lo cual demuestra que el hábito de fumar cannabis genera adicción y causa daños mentales graves.
Sus efectos alucinógenos y su grado de toxicidad fueron las razones que llevaron a la DEA (Drug Enforcement Agency) ilegalizar esta sustancia en 1985. Decisión que respaldaría la OMS (Organización Mundial de la Salud). Desde entonces, las reivindicaciones de la legalización de esta droga para usos en tratamientos psicoterapéuticos es constante. Especialmente para aquellos casos de enfermedades crónicas, terminales o algunos trastornos mentales.

La polémica entre detractores y defensores del uso de cannabis sigue vigente. Y hoy su consumo se ha vuelto una cuestión de tintes sanitarios, sociales y políticos; que reabre el debate eterno sobre qué decide que una droga sea considerada ilegal.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + dos =

Scroll al inicio