Beneficios del ejercicio físico en pacientes adictos

beneficios del ejercicio físico

Los beneficios del ejercicio físico en las personas que están abandonando sus adicciones son numerosos. Por eso las sesiones deportivas resultan tan recomendables y terapéuticas para los pacientes adictos. De ahí que la actividad física ocupe un lugar insustituible dentro del tratamiento de recuperación como método coadyuvante del proceso de rehabilitación.

la función de la actividad física en los tratamiento de adicciones

No cabe duda de que el deporte proporciona mucho bienestar tanto físico como mental. Por eso su práctica siempre nos ayuda a sentirnos más equilibrados, positivos y relajados. En el caso de los pacientes adictos, son muchos los beneficios del ejercicio físico durante su tratamiento de recuperación y tras el mismo, para mantener la abstinencia.

Dentro de nuestro tratamiento de la adicción, las actividades físicas, tanto dinámicas como relajantes, ocupan un lugar primordial. Su práctica supone uno de esos hábitos saludables que apoyan la recuperación  total de nuestros pacientes. Sin duda, el ejercicio físico es de gran ayuda para mejorar la deteriorada salud mental y neuropsicológica que presentan las personas adictas a causa del consumo prolongado  de sustancias tóxicas.

Partamos de la base de que el ejercicio promueve la oxigenación del cerebro, la regeneración neuronal y la estimulación cognitiva. Lo cual se refleja en un mayor rendimiento, autocontrol y toma de decisiones concienzudas.

Pero también provoca un incremento de los niveles de opioides endógenos y de los neurotransmisores dopamina y serotonina. Todos ellos se encargan de generar efectos placenteros y sensación de bienestar. Y es aquí donde el ejercicio resulta un sustituto ideal de las sustancias psicoactivas, al tiempo que ayuda a reconstruir las neuronas dañadas por el abuso de drogas.

De hecho, son diversos los estudios científicos que confirman sus múltiples beneficios en los tratamientos terapéuticos para abandonar la dependencia. Principalmente por su impacto positivo en la salud mental de las personas que intentan liberarse de su drogodependencia; ya que la actividad física ayuda a controlar el estrés, la ansiedad y la depresión que puede surgir en los primeros meses del tratamiento de recuperación.

  Ebriorexia

En este artículo comentaremos algunas de las [su_highlight background=»#e1f9fc» color=»#0083b5″]actividades físicas que llevamos a cabo en nuestros centros y veremos con detenimiento cuáles son esos beneficios del ejercicio físico para nuestros pacientes[/su_highlight].

Los beneficios del ejercicio físico en el pacientes adictos

El ejercicio forma parte de todo tratamiento multidisciplinar destinado a las personas drogodependientes desde hace tiempo. Pues están ampliamente documentadas las ventajas terapéuticas que tiene para la salud física, psicológica, emocional y social de estos pacientes.

Y es que, además de contribuir a disfrutar de un mejor estado físico, las actividades deportivas o físicas propician un mayor estado de bienestar. Ya que mejora la autoestima y el autoconcepto que los pacientes tienen de sí mismo; incentiva su responsabilidad y compromiso por superar la enfermedad de la adicción; aumenta su autocontrol y manejo de la frustración; les ayuda a estructurar su tiempo de ocio y a ser más disciplinados; propicia un descanso reparador. Por mencionar solo algunas de sus múltiples ventajas.

Asimismo, diferentes estudios avalan los beneficios que aporta el ejercicio físico en el control de los estados ansiosos y depresivos. Tanto en lo que se refiere a actividades aeróbicas como a ejercicios relajantes como la meditación o el yoga. En este sentido, la aplicación de diversos programas de ejercicio físico en la rutina diaria genera resultados satisfactorios en salud mental del paciente drogodependiente.

Por otra parte, ejercicios ligeros como yoga, pilates, respiración consciente o meditación les ayuda a controlar la liberación de cortisol y disminuir considerablemente los niveles de estrés y ansiedad.

Y no menos importante: las actividades físicas, al realizarse de forma grupal, fomentan la socialización, el trabajo en equipo y la sensación de pertenencia o hermandad. Lo cual resulta fenomenal, dado que muchos de estos pacientes han perdido muchas habilidades sociales y se han ido quedando muy aislados durante su etapa de consumidores de sustancias. En cambio, en nuestro centro consiguen reinsertarse en la vida social al trabajar todos estos componentes vinculados a la convivencia y la labor en grupo.

Por todo lo expuesto, los beneficios del ejercicio físico van mucho más allá de lo meramente fisiológico o corporal. Se trata de una herramienta terapéutica fantástica para instaurar un estilo de vida sano basado en el compromiso con la propia recuperación y por mantener una vida enriquecedora y sobria.

beneficios del ejercicio físico

BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO EN ETAPAS DE ABSTINENCIA

No obstante, dentro de las ventajas que depara la práctica asidua de la actividad física, merece una mención especial su importancia durante la etapa de abstinencia. Como se puede intuir fácilmente, en las primeras etapas del tratamiento de adicciones —la fase de desintoxicación y deshabituación— es cuando más cuesta adaptarse al abandono de la adicción.

  Codependencia en el familiar del adicto: cómo superarla

Ello es debido a que la interrupción del consumo viene seguido de un cuadro psicológico muy desagradable, a la par que intenso. Es el llamado síndrome de abstinencia. Entre sus diversos síntomas fisio-psicológicos están: alteración del sistema nervioso, dolores de cabeza, sudoración, tensión muscular, problemas digestivos. Así como ansiedad, irritabilidad, estados depresivos, dificultad para dormir y angustia.

El síndrome de abstinencia suele combatirse mediante tratamiento médico y terapéutico. Pero un modo muy efectivo de rebajar su repercusión, que complementa a los tratamientos mencionados, es precisamente el ejercicio físico.

Y es que, como hemos visto en el apartado anterior, su práctica produce mayores niveles de serenidad, vitalidad y motivación en los pacientes. Lo que se traduce en menores riesgos de padecer estrés, ansiedad y depresión, principales síntomas del síndrome de abstinencia. En contraposición, aporta un mayor nivel de autocontrol y positividad.

De hecho, se ha constatado que el ejercicio físico puede considerarse una excelente terapia no farmacológica, cuya práctica ayuda a reducir la necesidad de tomar excesiva medicación. De ahí que los especialistas en adicciones promuevan la actividad física desde el comienzo del tratamiento. Y fomenten que los pacientes lo conviertan en un hábito permanente en sus vidas, aún después de finalizar el programa de recuperación.

EL EJERCICIO FÍSICO DENTRO DEL TRATAMIENTO DE RECUPERACIÓN CASTELAO

Por todo ello,  en nuestro programa de recuperación contamos con actividades deportivas diarias de diversa potencia. Así, muchos de nuestros centros disponen de gimnasio propio y amplios espacios cubiertos o al aire libre donde practicar ejercicios dinámicos —aeróbicos y de fuerza—, deportes o juegos físicos.

Algunos de nuestros centros, como el de Mezquitilla, cuentan con un entrenador personal que guía e instruye la sesión matinal diaria de entrenamiento. De esta forma,

  Centros de tratamiento de adicciones

Por otro lado, también son sumamente importante los paseos o rutas de senderismo que se realizan cada mañana con todos los pacientes. Asimismo, dichos paseos se complementan con excursiones puntuales que llevamos a cabo ya sea a zonas naturales o espacios culturales, y que requieren cierto grado de caminatas.

Finalmente, otra actividad física fundamental en nuestros centros son las actividades de relajación o actividades que conjugan ejercicio físico con concentración y ejercicios de respiración. Entre ellos destacan el mindfulness y el yoga.

La suma de todas estas clases de actividades físicas aportan un mayor nivel de sanación en nuestros pacientes adictos, pues sus beneficios en la salud global se hacen notar rápidamente. Además de consolidar la adquisición de nuevas rutinas disciplinarias que sustituyan sus antiguos hábitos nocivos. Todo lo cual redunda en una mejora notable de su calidad de vida.

En Instituto Castelao somos plenamente conscientes de los beneficios del ejercicio físico para la salud global de los pacientes adictos. Porque a nivel físico, les proporciona mejor condición física y energía para afrontar su tratamiento; a nivel mental, les ayuda a equilibrar sus estados anímicos y psico-emocionales; y finalmente, a nivel social, les otorga la oportunidad de compartir su entrenamiento con el resto de pacientes, lo que les hace sentirse más apoyados.

Pero, del mismo modo, [su_highlight background=»#e1f9fc» color=»#0083b5″]las sesiones diarias de actividades físicas les permite adquirir disciplina, fuerza de voluntad y automotivación. Todas ellas, cualidades necesarias para afrontar su recuperación total con éxito[/su_highlight]. Además de ser cualidades que, al igual que sucede con la musculatura corporal, se aprenden a ejercitar y a convertirlas en una práctica diaria que mejora sustancialmente el bienestar personal.

REFERENCIAS CONSULTADAS

  • Giménez-Meseguer, J., & Tortosa-Martínez, J. (2018). Beneficios del ejercicio físico para la salud mental en pacientes drogodependientes. Recuperado de https://bit.ly/3grumZN
  • Pimentel González, M. & al. (2004). El ejercicio físico como herramienta terapéutica en la rehabilitación de toxicómanos. Recuperado de https://bit.ly/3GyqJfx
  • Rodríguez, E. M. (2021). Ejercicio Físico para superar una adicción. Recuperado de https://bit.ly/3B1yyJg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 2 =

Scroll al inicio