La aceptación es la llave. La adicción es una enfermedad y la sobriedad no es una cuestión de fuerza de voluntad. Cuando dejamos de vivir en el problema, y, en cambio, vivimos en la solución, el problema desaparece por sí mismo

—  Abraham J. Twerski

Psiquiatra especializado en tratamiento de adicciones y adicto recuperado